sábado, 27 de junio de 2009

Un Centro de Cultura Marítima en la Barceloneta.

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha manifestado que los edificios existentes al final del paseo Don Juan de Borbón deben ser restaurados y dedicados a nuevos usos. El hecho de que no haya optado, lisa y llanamente, por derribarlos es de agradecer. Tales construcciones rozan los cien años de antigüedad y forman parte de los escasos vestigios del puerto industrial.

La APB ha reconocido que, hoy por hoy, no tiene un proyecto definido para dichas instalaciones y por eso me permito sugerir la creación del Centro de Cultura Marítima de la Barceloneta (CCMB).
Si repasamos lo acontecido en ese triángulo de tierra ganado sobre el que se asienta la Barceloneta, hallaremos un rosario de hitos de la historia marítima de Barcelona. El portal de Mar, la Torre del Reloj, la playa de pescadores, el Muelle Viejo y el Muelle Nuevo, las pudas, la Nueva Vulcano,los muelles de pescadores, la Maquinista Terrestre y Marítima, los ictineos de Monturiol, los baños de mar, el varadero,los Almacenes Generales de Comercio, el dique flotante y deponente, el arranque del dique de levante, la torre de San Sebastían, la Escuela de Náutica,.........

La ubicación en esos edificios del CCMB no podría ser más adecuada. En ellos podría desarrollarse un buen trabajo sobre la cultura marítima de Barcelona. A la vez también serviría de centro de interpretación del entorno: del barrio de la Barceloneta, de la Unión Naval de Barcelona, del varadero, de la lonja de pescadores, del puerto. Los antiguos edificios de la Vulcano, hoy descontextualizados, se convertirían en el mejor acceso posible.

Un centro cultural de peso permitiría equilibrar las actividades de esa parte de Barcelona hoy excesivamente decantadas por las facetas más frívolas del sector terciario. Su presencia sería un plus de calidad y de coherencia.
El CCMB no comportaría ninguna competencia con el Museu Marítim. Todo lo contario, significaría un reforzamiento y permitiría que nuestro querido MMB pudiera jugar con mayor libertad el papel de gran museo marítimo del Mediterráneo al que aspira en los últimos años. En Bremerhaven, por ejemplo, conviven de forma feliz el gran museo marítimo de Alemania y el museo marítimo de la ciudad.